¡Bienvenidos a la comunidad! abierto las 24Hs...


Click para mas información en:
Usuarios online
contador usuarios onlinejuegosanuncioschistes
Escritores anónimos para nosotros mismos, para los que nunca van a saber si lo son, pero escriben ya que las letras son "obreras contra la angustia, amigas de nuestra prisión y el consuelo en los bosques de la desesperación..."(Letras)

El objetivo del sitio es poder mostrar en comunidad escritos, ya sean poesía, cuentos, prosas, monólogos, novelas y demás géneros literarios.

Los interesados, deben registrarse aquí en la pagina y así publicarlo con su propia cuenta, de esta manera podremos comentarlos y compartirlos con los demás autores.

IMPORTANTE: Al registrarse a PPAA estás aceptando estás 3 reglas del sitio:
Por cada post que publique dejar dos o mas comentarios en otro post.

No postear mas de una publicación al día.(el 2do post en un mismo día podría ser eliminado)

Las publicaciones que contengan solamente enlaces a blogs, sólo el titulo del texto o que sean re-publicadas también serán suprimidas, ya que es injusto para los demás autores, los que intercambian opiniones y participan


Recomendamos etiquetar los post con su nombre de usuario y el género literario. (Mas detalles click aquí)

También te invitamos a que visites nuestro nuevo espacio "Notas y Opinión", pensado para alojar artículos periodísticos, informes, recomendaciones, Reflexión, etc etc, rompiendo con las estructuras, un espacio de libre expresión.

Mail: poetasanonimosBLOG@gmail.com
FACEBOOK: https://www.facebook.com/poetasanonimossa

Saludos! Administrador ( Poetas Anonimos )

lunes, 6 de mayo de 2013

Si los humanos tuviésemos alas (tercera edición)


¿Alas? ¿Alados? ¿Volando?

Si los humanos tuviésemos alas viviríamos en las alturas y a nivel del mar. Tendríamos casas al borde de los cerros. Solo habitaríamos edificios. Y entraríamos por el aire, raudos a nuestros departamentos.

El espacio crecería. Viendo desde arriba los objetos. Caminando viendo a lo alto cómo cruzan otras personas. Cómo otros vuelan.

Si tuviésemos alas, éstas se desarrollarían entre la doceava y dieciseisava semana de gestación. En ecografías, las orgullosas madres podrían ver los ojos grandes de sus hijos, las manos pequeñas, el sexo y las nacientes alas.

La familia esperando grandes y fuertes alas. Si el padre de ese niño tiene buenas alas, hay esperanzas de que su hijo también las tenga.

Luego de nacer, aprendemos a caminar, hablar, mover nuestras alas y volar.

En pre-escolar existiría la asignatura de vuelo primario. Desarrollada por una mezcla profesional de párvulo, psicomotricidad y educación física. Profesionales egresados de universidades acreditadas.

Algunos niños nacerían con las alas atrofiadas y habría tratamientos para ellos. Tal vez incluso una campaña nacional de pseudo-solidaridad.

Otros, simplemente nacerían con solo un ala o con una ellas a la mitad. Ellos serían llevados a centros de rehabilitación donde corregirían sus alas o les darían unas de metal, o de una aleación de uranio y fibra vegetal. Si contaran con el dinero para costearlas. Pero que sólo les permitirían volar a dos metros de altura. Quizá con un milagro un par de metros más.

Los niños con las mejores alas irían al ‘centro de vuelo de alto rendimiento’. Allí desarrollarían la destreza de volar, imitarían a los ídolos históricos del vuelo. Alzándose, así, como cheques a futuros para sus papás.

Los niños con buenas alas –pero sin dinero- nunca llegarían a las olimpiadas del aire.

Tal vez con cierta beca. Pero va a costar.

Los humanos usaríamos las alas para trabajar. Para volar y transportar gente pequeña, encomiendas o para algún tipo de tráfico ilegal.

Habrían voladores rápidos y respetados. Otros más lentos.

Los hombres con alas más grandes correrían con mayor suerte. Triunfarían ante las mujeres de alas delgadas, tersas y estilizadas.

Los de alas pequeñas tendrían problemas para encontrar pareja. Alguno pagaría incluso por alas intensas.

Las mujeres agregarían cremas y perfumes a sus alas para cuidarlas. Las llevarían a la costa para tostar sus bordes y lucir su sensualidad al volar. Alguna operaría sus alas para hacerlas más delgadas y sensuales.

Su alguien cayese en picada rompería sus alas y estaría un par de meses sin volar.

Trataría sus alas en la ‘aéreo-traumatología’ y debería guardar reposo acostado de estómago en su hogar. O colgado de cadenas en una camilla de hospital.

Si los humanos tuviésemos alas nuestras ropas tendrían diseños para cuidarlas del sol, el frío y la lluvia. Habría mochilas más anchas y algunos ‘sujetadores de alas’ para aquellas que han perdido su fuerza.

Las modelos de altas pasarelas exhibirían los diseños vanguardistas de ropa para alas. Sus alas serían las más bellas del planeta. Las más cotizadas.  

Algunos osados competirían contra cóndores y águilas.

La historia contaría de aquellos que lucharon contra aves mitológicas.

Alguno moriría colisionando con montañas y quebradas. Por no ver bien, por un suicidio o por la cruel fatalidad.

Algunos osarían con sus alas llegar a la atmósfera, pero por alguna extraña razón sus alas de doblarían solas y caerían en picada. La ciencia no lo explicaría. Diría que es parte de la gravedad.

Otros temerarios volarían solo con un ala y otros aprenderían a planear. A volar sin mover las alas. Utilizando las corrientes, la adrenalina y las ganas de libertad.

Los adinerados llevarían a criogenizar sus genes de alas y otros las manipularían para hacerlas aún más aptas para volar. Más rápidas, tremendamente aceleradas.

Ya en las postrimerías de la vida las alas perderían fuerza, peso y cierta irónica dignidad. Algunas perderían pelos y otras generarían más pelos en lugares donde nunca los hubo en las mismas alas.

A algunos sus alas se les caerían.

Otros tomarían pastillas para no perder el uso de sus alas. Para la última oportunidad de volar.

Otros donarían sus alas al momento de morir. Pero siendo prioridad las que no vienen tatuadas ni atrofiadas.

Nuestras alas estarían en la espalda. Nacerían desde los omóplatos y llegarían en punta a nuestra cintura.

Los japoneses desarrollarían alas artificiales. Los chinos imitarían ese tipo de alas. Existirían incluso esteroides para ampliar nuestras alas.

En Europa no importaría la velocidad al volar.

En Latinoamérica habría más choques en vuelo.

En África venderían las alas caducadas.

En Asia no habría registro de las personas que vuelan.

En Norteamérica sufrirían atentados en al aire.

Si los humanos tuviésemos alas viviríamos en las alturas.

Caeríamos al mar a nuestro antojo. Por comida, por placer o por infinita voluntad. Conviviríamos aún más con las estrellas.

Hasta quizás se tocarían algunas de ellas.

Si los humanos tuviésemos alas, habría policías enviados a cortarlas.

 
Comunidad News

Poetas Anónimos

Consigue este cartel de poetas anonimos

! POETAS ANÓNIMOS ! - "©-2008 ¡anónimos pero, más anónimos al menos!;
ir arriba