¡Bienvenidos a la comunidad! abierto las 24Hs...


Click para mas información en:
Usuarios online
contador usuarios onlinejuegosanuncioschistes
Escritores anónimos para nosotros mismos, para los que nunca van a saber si lo son, pero escriben ya que las letras son "obreras contra la angustia, amigas de nuestra prisión y el consuelo en los bosques de la desesperación..."(Letras)

El objetivo del sitio es poder mostrar en comunidad escritos, ya sean poesía, cuentos, prosas, monólogos, novelas y demás géneros literarios.

Los interesados, deben registrarse aquí en la pagina y así publicarlo con su propia cuenta, de esta manera podremos comentarlos y compartirlos con los demás autores.

IMPORTANTE: Al registrarse a PPAA estás aceptando estás 3 reglas del sitio:
Por cada post que publique dejar dos o mas comentarios en otro post.

No postear mas de una publicación al día.(el 2do post en un mismo día podría ser eliminado)

Las publicaciones que contengan solamente enlaces a blogs, sólo el titulo del texto o que sean re-publicadas también serán suprimidas, ya que es injusto para los demás autores, los que intercambian opiniones y participan


Recomendamos etiquetar los post con su nombre de usuario y el género literario. (Mas detalles click aquí)

También te invitamos a que visites nuestro nuevo espacio "Notas y Opinión", pensado para alojar artículos periodísticos, informes, recomendaciones, Reflexión, etc etc, rompiendo con las estructuras, un espacio de libre expresión.

Mail: poetasanonimosBLOG@gmail.com
FACEBOOK: https://www.facebook.com/poetasanonimossa

Saludos! Administrador ( Poetas Anonimos )

jueves, 13 de enero de 2011

En busca de sentido

Hace un tiempo, mi alma se puso a arder. Era algo inevitable, sabía que iba a pasar tarde o temprano y aún así no estaba preparado. Sentí que no habría suficiente agua en el mundo para apagarla y cansado de sufrir por dentro, en un arranque de locura o lucidez, decidí, en cambio, que ardiera además todo mi cuerpo. Prenderle fuego.


       Desesperado, comencé a correr con locura., corrí tan rapido como me dejaban mis piernas, esperando que tarde o temprano explotarían, liberándome. Con mis musculos al rojo vivo, parece que contagiados, los pulmones y la garganta les acompañaron. Los pulmones respirando todo el aire podrido de este mundo, funcionaban como un motor interno, y la garganta escupiendo gritos incendiarios que no solo quemaban hormigones y plásticos, si no también conciencias. No queriendo quedarse atrás, poco más tarde comenzaron a brotar lágrimas de pura rabia. Quemaban tanto saliendo que supé que llegaban desde el mismo corazón de mi alma maltrecha, parecía que estuviese escupiendo pedazos del mismo infierno. Las lágrimas, llegando al suelo corroían el pavimento sin detenerse hasta que encontraban la tierra que una vez hace mucho tiempo fue superficie floreciente.

       Corrí tanto y tan deprisa que perdí de vista todo lo conocido, gritaba tanto y tan desgarrador que me dejaban paso por igual las máquinas de metal y de carne, intentando no dejar sus labores en el engranaje.
Y corriendo poseído por tal desesperanza, llegué a lo más profundo de la montaña, donde ni siquiera el miedo se atrevía a entrar. Allí, como si la tierra se compadeciera de mi suicidio de cuerpo y alma le dió sendas ordenes a la lluvia y el viento. La lluvia me limpió las lagrimas de ácido, el viento se llevó consigo mis gritos y palabras, susurrándome al oido suaves melodías traidas de bosques centenarios. Y la tierra me echó la zancadilla con sus raíces haciendo que cayera hacia su lecho, enfriándome la piel con cientos de hojas recien caídas y llenándome la boca con las gotas de agua limpia que se habían quedado en las hojas aún activas de los árboles esperando mi llegada.

       Con  el cuerpo derrotado y humeante y el alma moribunda, me habló la tierra. Hablé con ella y me lleno el alma de esperanza nueva, de renovada fuerza. Me curó las heridas de dentro y de fuera, y me dijo que ya nunca más me temiera ni la temiera.

      Me dijo que tanto yo como mis hermanos hacía largo tiempo habiamos olvidado y estabamos equivocados, que mi hogar no era unos escasos metros enrejados de hormigón y yeso y mi techo no era de teja. Que mi  verdadero hogar no tenía fin corriera donde corriera, y el único techo de mi verdadera casa eran las estrellas.

 
Comunidad News

Poetas Anónimos

Consigue este cartel de poetas anonimos

! POETAS ANÓNIMOS ! - "©-2008 ¡anónimos pero, más anónimos al menos!;
ir arriba